Película

Duración 1 hora 37 m

Jairo Fuentes, el joven líder de la comunidad de Tamaquito, vive en los bosques del norte de Colombia. Aquí la naturaleza ofrece al hombre todo lo que necesita para vivir. Desde hace siglos la comunidad caza en las montañas, recolecta frutos y cría pollos, ovejas y ganado.

Pero los recursos naturales de la comunidad wayuu están siendo destruidos por la extracción de carbón en la mina El Cerrejón: el enorme agujero, que con 700 kilómetros cuadrados es la mayor mina de carbón a cielo abierto del mundo, devora progresivamente un paisaje que una vez fue virgen. Su carbón se exporta a todo el mundo, y con él, en Alemania, Inglaterra, Israel, los Países Bajos, España, Turquía, Japón o los Estados Unidos plantas eléctricas de carbón producen esa electricidad que hace la vida más rápida, luminosa y cálida.

Jairo Fuentes está decidido a evitar una expulsión violenta de su comunidad, como la que han tenido que vivir otros pueblos en el pasado. Por ello, inicia negociaciones con los responsables de la explotación de la mina de carbón, detrás de la cual se encuentran las poderosas compañías de materias primas Glencore, Anglo American y BHP Billiton. Estos prometen a los indígenas de la comunidad las bendiciones del progreso; sin embargo, los wayuu no tienen interés en disponer de hogares modernos con corriente eléctrica y una denominada “vida mejor”.

Empieza la lucha por su vida en la selva, que pronto se convierte en una lucha por la supervivencia.

“La buena vida” explica la historia de la comunidad colombiana de Tamaquito en un escenario de creciente consumo mundial de energía. Un consumo provocado por el afán de crecimiento y riqueza.